Anticípate a los accidentes en piscinas

Anticípate a los accidentes en piscinas

Lo más peligroso: ahogarse

La principal fuente de preocupación cuando los bebés y los niños están en un entorno con piscina es que no se ahoguen. En menos de un par de minutos, el niño puede perder el conocimiento con el consecuente riesgo para su vida. Así que la principal regla es no dejarles jugando en el agua sin supervisión. Es muy común confiarse porque utilizan brazaletes o flotadores hinchables, pero éstos no nos aseguran nada.

La mejor prevención, además de una gran enseñanza, es que los niños sepan nadar o, al menos, puedan mantenerse a flote.

La regla 10/20: el secreto para estar siempre atento

Esta norma tan sencilla consiste en observar la piscina cada 10 segundos y ser capaz de llegar hasta ella en menos de 20.

 

Otros posibles accidentes de los niños en la piscina: caídas y golpes

Así como los ahogamientos son uno de los principales accidentes de niños pequeños en la piscina, a medida que crecen son más susceptibles a otro tipo de accidentes: los golpes contra el fondo o contra el borde de la piscina. Incluso los más mayores pueden incurrir en conductas de riesgo como dar saltos peligrosos en el borde o intentar acrobacias sin medir las consecuencias. Por eso, la prevención más importante es hablar previamente con ellos y, por supuesto, supervisar su actividad. Otra medida de precaución es no permitir que estén cerca de la piscina sin chanclas, para evitar resbalones en el suelo mojado y, de paso, prevenir el contagio de hongos.

 

¡No te olvides del sol!

Otro riesgo en el verano, incluso en la piscina, son las quemaduras solares. Los niños están expuestos durante largos periodos a la radiación solar y se pueden quemar la piel. Aun cuando aplicamos protector solar a prueba de agua hay que volverlo a aplicar después de nadar, cuando se haya sudado mucho o cuando ya han transcurrido dos horas desde la última aplicación. Aunque es obvio que la mejor precaución es que los niños estén a la sombra en las horas de mayor exposición, y proteger su cabeza con una gorra o gorrito.

Teniendo en cuenta todas estas precauciones necesarias, la piscina es el mejor sitio para pasarlo genial durante este caluroso verano.

 

Además, no olvides el resto de recomendaciones de la Asociación Nacional de Seguridad Infantil a este respecto:

 

Evaluar los riesgos: Detecta si el niño puede llegar solo a la piscina en un descuido e incorpora dispositivos de seguridad que impidan que el niño pueda llegar solo a la piscina en un descuido.

Dispositivos de rescate: Dispón en la piscina de pértiga, salvavidas y teléfono.

Orden: Aleja los juguetes y los elementos llamativos de la piscina y sus alrededores cuando no se usen.

Drenajes: Revisa y cuida el mantenimiento de la piscina. Además, procura que los niños estén alejados de estos elementos. Conoce su funcionamiento y cómo se desconectan.

Elementos de seguridad: Incluye vallas de piscina, cobertores (cumpliendo Normas AFNOR) y alarmas de piscina.

Emergencias: adultos y niños deben conocer la conducta PAS (Proteger; Avisar; Socorrer), así como maniobras de reanimación y el número de emergencias al que llamar, el 112.