Mamá, ¡quiero ser socorrista!

Mamá, ¡quiero ser socorrista!

¿Qué es un socorrista?

Cada año son más los jóvenes que quieren formarse para ser socorristas, tanto en piscinas como en playa. Las motivaciones son varias: vocación por el rescate, trabajo “fácil” en verano, conocidos de otros socorristas, primer trabajo, amantes del deporte, etc.
Pero… ¿en qué consiste realmente ser un socorrista?, y ¿qué funciones y responsabilidades tiene un socorrista? A continuación te lo explicamos:

¿Ser socorrista?

Un socorrista es una persona entrenada para prevenir accidentes en el agua, vigilar cada centímetro de piscina o playa en busca de factores de riesgos y socorrer ante cualquier emergencia que se pueda dar tanto dentro como fuera del medio acuático.

Un buen socorrista tiene que contar con las actitudes y aptitudes necesarias para el desarrollo del trabajo, ya que, a pesar de lo que mucha gente se piensa, un socorrista no es aquella persona que <cobra por estar sentado en una silla>, sino que es aquella persona que tiene que estar preparada para atender cualquier incidencia que se pueda dar en el entorno y asumir la responsabilidad de todo lo que pueda ocurrir bajo su vigilancia.

¿Cuáles son las funciones de un socorrista?

Un socorrista tiene, entre otras, tres funciones principales que asumir:

  1. Prevenir cualquier situación que pueda derivar en accidente o suponer algún peligro para los bañistas.
  2. Vigilar toda actuación de los bañistas para evitar accidentes.
  3. Intervenir siempre y cuando sea necesario para resolver una situación de peligro. Esta intervención abarca desde informar a un usuario de una actitud insegura, socorrer a alguna víctima en el medio acuático o aplicar técnicas de primeros auxilios terrestres.

Por otro lado, el socorrista tiene la responsabilidad de no abandonar nunca su puesto de trabajo, salvo para socorrer a una víctima o prestar primeros auxilios, en cuyo caso deberá comunicarlo a los bañistas, y si fuera necesario pedir el relevo de otro socorrista. Debe estar identificado en todo momento como socorrista.
La piscina debe estar en condiciones óptimas de seguridad y limpieza. Por su parte, el socorrista deberá tomar muestras de agua y anotar los resultados de Cloro y PH en el libro de registro de sanidad, así como limpiar pediluvios, pasar el limpiafondos, asegurarse de que todo funciona correctamente y está en buenas condiciones (duchas, material de rescate, escaleras…). Ante cualquier incidencia deberá avisar al responsable de la empresa.
Por otro lado, el socorrista es el responsable del mantenimiento del botiquín (a no ser que trabaje con DUE o médico). Deberá comprobar que no haya ningún producto caducado, avisar a la empresa en caso de que falte o se acabe algún producto del botiquín, y mantenerlo ordenado y limpio.

PARA CUALQUIER DUDA QUE TE SURJA PUEDES PONERTE EN CONTACTO CON NOSOTROS:

  •  Escribiendo a info@aguanorteformacion.com
  • Llamando al 91 261 20 44
  • Por Instagram a @escuelaaguanorte
  • Por Facebook a @escuelaguanorte